martes, 12 de junio de 2007

Un Domingo en el extranjero



Francia. Paris. Rafa Nadal gana un tercer premio consecutivo ahí, en Roland Garros. Un gran campeón, una gran persona. Un gran éxito.

Ahora, a Canadá, donde , en Montreal, están un inglés primero, y un español a continuación.
Y empieza la carrera, y es de lo más accidentada, por supuesto con el horrible percance de Kubica, que , pese a lo que parecía, no tuvo las graves consecuencias que pensamos al verle dando vueltas y vueltas por todos sitios hasta que le frenó el muro.
Normas nuevas de lo más perjudiciales, en esta ocasión para Alonso; extrañas, son normas que imagino no deberían mantener demasiado tiempo.
El coche de seguridad , más tiempo en la carrera que fuera de ella; expulsiones, más golpes de coches, y una acumulación de incidentes tal que , se recordará , cualquiera olvida algo tan complicado, incluso grotesco en algunos momentos.
Y, al final, gana Hamilton. Y, he de coincidir , por multitud de detalles con Landahlauts, de La Arbonaida con lo que dice aquí . Es verdad, este chico debería estar vestido de otro color, del que sea, pero no del mismo color de Alonso. Podría aprender mucho de él, pero no sabe valorarlo.

3 comentarios:

Landahlauts dijo...

Calla, calla, que hoy hay periódicos que cambian el color del mono... pero no a Hamilton. A Alonso.

Y... ¿a que no sabes de qué color le ponen el mono???

Diossss!!!!!

alotmo dijo...

Yo ya dije que acabará en Ferrari. Está cada vez más claro.

Un saludo

luz de gas dijo...

A saber lo que se les habrá ocurrido a algunos de quienes no les gusta demasiado el éxito de Alonso. Saludos Landahlauts.

No sé, pero igual ahí no quieren a Alonso, y quizá prefieran a otro, aunque no sea un campeón, bicampeón rectifico. Saludos Alotmo.