domingo, 4 de noviembre de 2007

Asiento sin ocupar

Asiento sin ocupar

Pincha sobre la foto, la verás mejor.

Él sabía de sobra que ella no iba a ir. Llevaban algo de tiempo viéndose, pero estaba seguro de que, esa, no iba a ser la ocasión tan deseada, y por ambos además. Pero, ella , no había podido decidirse finalmente, y no acudió a la cita. A él no le sorprendió, lo esperaba realmente. Salió a dar un paseo, a recoger con su cámara los colores últimos, la luces finales de aquel que estaba destinado a ser su, atardecer. Más tarde, se fue a la habitación del hotel, suya sólo pues así la había reservado; ella no iba a venir, y el tenía la certeza desde siempre.


7 comentarios:

Paco dijo...

suele ocurrir, a vece nos quedamos esperando ese amor perdido... y que seguro no vuelve, para formar parte de nuestros recuerdos.

saludos

luz de gas dijo...

La indecisión a veces, también trae alguna mala pasada.
Así somos. Saludos Paco.

Landahlauts dijo...

¡¡¡Con lo que desespera la incertidumbre y el esperar!!! ¿Fue indecisa...? ¿Estaría en otro banco? ¿No habría taxi disponible?

Algo debió de pasar.

Saludos, Luz.

luz de gas dijo...

Mala compañia la indecisión; menos mal que el interés, ayuda mucho .
Saludos Landa

Al dijo...

Fotos y texto, entrelazados como esos sentimientos, a veces públicos, otras ocultos... ¿Cuando se verán de nuevo?.

Milagros Sánchez dijo...

Vengo a visitarte por primera vez y me maravillo de tu técnica fotográfica ¡qué fotografías más bellas sabes hacer!
Un placer darte la bienvenida a mi blog y deseo que te encuentres como en tu "casa".
Un beso.

luz de gas dijo...

Eso sólo depende de quién no fué, supongo, Paco.
Muy amable, Milagros, celebro que te gusten. Agradezco tu bienvenida.